You are here   Colaboraciones > Blog Colaboraciones

 

Minimize
mar 28

Written by: Redacción Web
28/03/2009 


El martes día 24 de marzo de 2009, Violeta Monreal fue invitada a impartir un taller en el CEIP el Ruedo de Arahal. Esta actividad fue promovida por la Biblioteca Municipal. En dicha actividad, los niños/as la entrevistaron con preguntas previamente elaboradas por ellos, y que ella gustosamente contestó.

Además, expuso detalles de su forma de trabajar, su trayectoria profesional e inquietudes personales, así como la técnica de los collages tan característicos que emplea en sus numerosos libros, de lo cual nos hizo una demostración minuciosa y paso a paso. La actividad finalizó con una dedicatoria personal e individual para todos y cada uno de los alumnos y profesoras.



ENTREVISTA A VIOLETA MONREAL. Niños y niñas de tercero del CEIP EL RUEDO DE Arahal


¿Con cuántos años empezaste a dibujar?
Cuando estaba en el cole, dibujaba, dibujaba y dibujaba. Pero hoy todavía siento que tengo mucho que aprender.

¿A qué edad empezaste a trabajar como ilustradora?
Profesionalmente, a los veinte años.

¿Por qué se te da tan bien esto de ilustrar, es que te gustaba leer y dibujar cuando eras pequeña?
Me gustaba mucho leer y dibujar. Ahora creo que no lo hago lo suficientemente bien. En este momento, busco algo y tengo que trabajar con más fuerza para encontrarlo. Ese algo me tiene que llenar de contenido, y creo que está en vosotros, los niños.

¿Quién te animó a seguir tu carrera de ilustradora?
Nadie me animó. Comencé cogiendo mi carpeta llena de dibujos y fui de editorial en editorial, y después de «gastar muchas suelas de zapatos»,  poco a poco lo conseguí. No desanimándome con los «no», y animándome con los «sí», seguí avanzando.

¿Hay alguien más en tu familia que haga este tipo de trabajo?
No. Pero tengo que confesaros que somos dos las personas que colaboramos juntas. Mi marido, Óscar, es el que diseña, estructura toda la maqueta y hace el trabajo de ordenador de cada libro. Estoy viendo que tenéis aquí en clase mi colección de cuentos «El Abecedario de los Sentimientos». En algunos de ellos aparecen mi familia. Os los voy a presentar: mi hija Sofía, una mentirosa empedernida, que controló y solucionó su problema cuando reconoció que era mentirosa. Mi hijo Javi, que vive protestando. Solo si se da cuenta que no se disfruta protestando, solucionará su problema. Mi marido, en el libro de la «O» y que ya conocéis, odia los perros, aunque mi hijo y yo estamos deseando tener uno. Pero no nos ponemos de acuerdo de si grande o un perro salchicha.

¿Cuántos libros has escrito o ilustrado?
En total he escrito e ilustrado unos doscientos libros, de los cuales en setenta solo he colaborado en su ilustración.

¿Cuál es el más especial para ti?
El último trabajo. Porque te sientes más involucrada.

¿A qué edad decidiste hacerte escritora de cuentos infantiles además de ilustrarlos?
Todavía no sé si lo he conseguido. Me queda mucho trabajo. Todavía no lo tengo claro.

¿Cuánto tiempo tardas en escribir un libro?
Depende del libro. Yo le doy muchas vueltas a la hora de ilustrarlo, para que el niño si lo mira despacito y piensa, se dé cuenta de que puede sacar ideas. Las cosas que no me gusta dibujar, las cojo de la realidad, de la vida cotidiana para construir otras realidades. Por ejemplo, no me gusta dibujar ruedas, y usé unos lavabos redondos en una bicicleta. De todas formas, un dibujo tampoco es real.

¿Cuál es el premio que más ilusión tienes por ganar?
Nunca me presento a ningún concurso. Quizá no me gustaría perder. Los que me han otorgado han sido sin presentarme. Lo que sí me ha gustado es que valoren mi labor de acercarme a bibliotecas, colegios y a pequeños lectores.

¿Cuál es el último libro que has ilustrado?
Es uno sobre comidas. En donde las comidas son las protagonistas y nos enseñan a comer de todo.

¿Cuáles son tus trucos para dibujar?
Constantes ideas de lo que nos rodea: lavabos, manchas al limpiar la vitrocerámica, las fotos de mis hijos cambiados de ropa,… Os recomiendo que utilicéis de todo: una pelota es Marte, una barra toallera es una nave espacial, un espantapájaros se hace con sal de la cocina, y las babas del dragón es la espuma de la vitro, etc. Las cosas de nuestra vida cotidiana sirven para algo más que la realidad.

¿Cómo haces los collages?
Primero cojo una idea. Puedo cambiar de idea constantemente, poco a poco. Y eso no es malo, sino bueno si cambiamos para bien porque vamos creciendo. Voy a hacer una princesa, y si me sale mal lo repito y ya está. Recorto de una cartulina azul la blusa y ya está terminada (rotulada y coloreada). Le coloco una falda igualmente. Le dibujo la cabeza y las manos. Para estas, hago primero los dedos gordos  y luego los otros. Hago unos zapatos altísimos, el pelo con mucho viento, la nariz, las orejas, los ojos y una sonrisa de buena persona. Le añado lujo en las mangas y en el cuello, dos corazones van a hacer de pendientes y dos arañas de collar, y como los zapatos no han quedado muy bien les pongo un adorno y así no hay que borrar. Después le pongo una lazada en el escote con dos triángulos chicos, dos largos y un rectángulo. Le pongo un suelo y… lo firmo, no con palabras sino con dibujos.

¿Quién te ha enseñado a hacer esos dibujos?
No sé, quizá dibujando, dibujando, dibujando constantemente. Mirando a mi alrededor encuentro ideas, pero es sin parar de dibujar como creo los dibujos.

Además de los collages, ¿qué otros técnicas utilizas en las ilustraciones?
Lo uso todo. Desde fotos, cartulinas, telas, sal,  rotuladores, témperas, acuarelas, puntillas, encajes, pegamento, cola de carpintero, papeles de todo tipo, canicas, pelotas, flores, comidas y últimamente también estoy usando el ordenador.

¿Te costó mucho empezar a hacer todo al principio?
Mucho, si ahora tuviera que empezar de nuevo no sé si tendría fuerzas. Empecé en Barcelona. En muchas editoriales me dijeron que no, pero en alguna que sí, y es por esos «sí» que hay que seguir trabajando.

¿En qué piensas cuando estás dibujando?
«No me va a salir, no me va a salir, no me va a salir», pero después me doy cuenta de que sí me sale. Solo es cuestión de seguir trabajando.

¿Qué es más difícil, inventar el cuento o el dibujo?
No lo sé. Escribo un cuento, hago el dibujo. Al dibujar se me ocurre cambiar el cuento, luego cambio el dibujo… Lo que leemos lo hacemos real. La imaginación vale muchísimo. No hay mejor dibujo que el que crea tu imaginación. Cuando somos mayores, desaparecen los dibujos de los libros que leemos, pero quedan los de la imaginación.

¿Por qué has querido ser ilustradora?
Me encanta dibujar e ilustrar. Pero lo que a mí me gustan son los niños. Me interesan, me importan mucho, no porque yo sea buena, sino porque cuando yo sea viejecita, vosotros seréis mayores y yo quiero que hagáis todo mejor de cómo lo estamos haciendo nosotros. Es egoísmo puro. Yo dependo de vosotros porque quiero que construyáis un mundo mejor.

¿Tienes algún nuevo libro en proyecto?
Sí. Tengo una serie de ideas. Estoy haciendo un libro de miedo en donde hay que buscar cosas como si fuesen adivinanzas. También estoy pensando en hacer libros donde aparezcan muuuchos perritos. A mí me encanta mi trabajo. Para este verano tengo un proyecto de varias conferencias en julio y agosto, por lo que si no me gustase mi trabajo ya estaría enfadada pensando que no tendría vacaciones. Pero no. Estoy muy ilusionada por que llegue y no dejar de trabajar en esto que me gusta tanto.
 
Violeta Monreal en el blog CEIP EL RUEDO

New_Blog

   Minimize