You are here   Biografía > Biografía

 

Minimize
ene 15

Written by: Redacción Web
15/01/2011  RssIcon


Cuando, siendo una niña, me enseñaron a dibujar la copia constituía la piedra angular de la enseñanza. Aprender a dibujar copiando, es como si quisiéramos aprender a sumar y restar copiando cuentas o aprender a expresarnos por escrito copiando párrafos y párrafos. Yo creo profundamente en otro tipo de enseñanza del dibujo.

   A mi me funciona como método de dibujo y, en realidad, como filosofía de vida. Sé que esta frase parece excesiva, quizá lo sea, pero a mí me funciona, y lo aplico a uno de los principales objetivos de mi actividad: Que en los colegios se dibuje sin traumas.



    No sabría explicar por qué me he marcado tal objetivo, sabiendo que voy contracorriente, pues en los colegios la enseñanza del dibujo ha sido desplazada por otras especialidades y asignaturas más “útiles” o “importantes”.
    Dibujar es meditar sobre la realidad, conocerla para expresarse con libertad y poder disfrutar del resultado.
    La idea de la colección es muy sencilla: propone resolver tareas compleja no haciéndolo todo a la vez sino por partes, dicho de otro modo, “troceamos” la tarea en porciones más sencillas para ir solucionándolas una a una, para, finalmente, resolver el problema uniendo cada una de las porciones para llegar a la solución final.
    La colección Papeles rotos es el resultado de un proceso de mucho tiempo. observando y simplificando la realidad para poder representarla de forma más sencilla. Gracias a este método, el mundo que nos rodea se vuelve también mas sencillo. La creencia que muchos teníamos porque aprendimos a dibujar copiando: “dibujar no es ya para mi” deja paso al convencimiento de que, con Papeles rotos y con un poco de esfuerzo,cualquier persona puede realizar hermosos dibujos.



    “Si se quiere, se puede” esa es mi filosofía y, para mí, esto es fundamental, porque creo en la estética como elemento básico para una educación certera, creo en el arte y el dibujo para educar mentes sensibles hacia los problemas y creo que si todos dibujáramos un poco más, el mundo hubiera avanzado de una forma mas justa. Y como creo firmemente en ello no me guardo lo que a mí me sirve para ser mejor persona, sino que intento transmitirlo, a nuestros niños y niñas para que aprendan a enfrentarse a los problemas a partir de la plástica y el arte.



    La colección Papeles rotos intenta, en definitiva, que nuestros niños avancen con firmeza en su maduración, sin complejos, a la hora de hacer un dibujo y, sobre todo, que aprovechen su filosofía para la vida real: Analizar los problemas y simplificarlos para poder solucionarlos mejor.