You are here   Biografía > Biografía

 

Minimize
abr 22

Written by: Redacción Web
22/04/2000  RssIcon


Artículo sobre Violeta Monreal en la revista PEONZA nº 52, Revista de literatura infantil y juvenil. 20 de abril de 2000.

    En este artículo el autor, J. Noriega Santoveña, realiza una semblanza de Violeta Monreal. En el artículo, Violeta, que según palabras del autor es “una de las artistas más dinámicas del panorama infantil español”, habla de algunos de los recuerdos de infancia que marcaron su interés por el dibujo, así como de sus preferencias artísticas.

Verde

    Violeta Monreal (nacida en Oviedo) Recuerda largas excursiones y caminatas con mucho tiempo para pensar en las formas de cada piedra que pisaba, en la hierba y sus colores, en las hojas de diferentes árboles. Sentimientos entre la niebla húmeda, fuertes tormentas eléctricas, los brillos de la nieve con el sol o en la oscuridad de la noche. Sus recuerdos se hayan muy unidos a la naturaleza.
    Su relación con el mundo del dibujo de la pintura se inica en su casa, su padre pinta preciosos paisajes y, frecuentemente se reunían en largas sesiones viendo diapositivas muchas de ellas casi abstractas. La literatura es también responsable de su inclinación artística, siempre estaba leyendo algo o imaginando lo leído.



Rojo

    Estudia en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Al entrar en contacto con el trabajo de los muchos artistas se le abren nuevas perspectivas “El conocimiento de nuevas técnicas influyó en mis decisiones sobre lo que se puede y lo que no se puede hacer y, lo que es más importante, sobre las ideas que se te ocurren. Paul Klee y todos los artistas que trabajan con el color me han interesado desde siempre”.
    Un año después de licenciarse consigue una beca de Formación de Personal Investigador y va a Estados Unidos a estudiar dibujo y su repercusión en la formación estética del niño. Allí inicia su colaboración con la O.N.U. y con empresas de diseño de cartas y tarots. “Creo que Estados Unidos tiene varias ventajas si se sabe buscar… La apertura de miras a la hora de aceptar cualquier idea nueva, la abundancia de todo, lo bueno y lo malo…”
    Cuando regresa a nuestro país empieza a ilustrar libros para niños. “Creo que en la ilustración se puede desarrollar el lenguaje plástico de manera que llegue al público en una edad en la que tiene abiertas las ventanas de la percepción. Es nuestra labor intentar evitar que se cierren a medida que se avanza en la edad. Los niños tienen una intuición digna de estudio. Hace poco un niño al que le enseñaba un libro con imágenes interpretó correctamente un retrato de mujer de una ilustración que estaba resuelto en clave expresionista, casi abstracto. El niño tiene dos años. Del contacto con los niños, y yo tengo mucho, extraigo la convicción de que están preparados para asimilar ideas e imágenes más complejas de lo que se les ofrecen a sus años”.

Azul

    Tiene más de cuarenta títulos publicados y con ellos persigue un doble objetivo, por un lado quiere ofrecer imágenes con riqueza visual y en diferentes códigos plásticos y, por otro, textos que les hagan pensar. Recuerdos.
    Su estilo evoluciona permanentemente, depende de la historia que le ocupe, en cada momento intenta buscar los recursos que la potencien. Ella no considera que tenga un estilo cambiante, “porque no le doy importancia pues lo primordial es el discurso y el concepto por encima de la repetición de recursos. Busco formas diferentes de expresar las cosas. Me aburre aquello en lo que ya sé el resultado de antemano. Necesito sentir que aún me quedan recursos para descubrir”.
    El proceso de elaboración de las imágenes tiene varias partes, en primer lugar busca un concepto plástico que dote de coherencia a toda la obra, luego maqueta el libro pensando en las dobles páginas en su totalidad. “Huyo bastante de la acotación de la imagen en un rectángulo. Con frecuencia utilizo el plano frontal en mis composiciones. Para mí cualquier libro de formato bolsillo, merece pensarlo como si de un álbum se tratase”.
    Sus ilustraciones, especialmente las de los últimos años, son un pequeño cajón de sastre, porque reúnen varios elementos distintos a la vez y por su inclinación hacia el collage. “El collage es mucho más que una técnica. Tiene que ver con la realidad fragmentaria que vivimos. Tiene que ver con el rap en música el cual funde distintas músicas en una sola. Tiene que ver con el deconstructivismo en arquitectura. Tiene que ver con lo que en filosofía se ha definido como el acabamiento de los grandes relatos. Me interesa la sensación de extrañamiento que produce la yuxtaposición de lenguajes plásticos diferentes en una misma imagen”
    Desde siempre sus dibujos se cimbrean con una línea muy fina que los define. “Mi mayor problema a la hora de pintar es conseguir que los lápices sean puntiagudos como alfileres”. Otro rasgo que la caracteriza son las siluetas, bien para representar paisajes o para hacer personajes. “Ellas son la síntesis. La reducción a lo esencial. La contundencia, pero es el arte prehistórico y sus siluetas llenas de magia las que pretendo imitar, con toda su fuerza mimética.
    Los colores de sus acuarelas o témperas son intensos y vivos, buscan los contrastes fuertes y llaman la atención del joven lector por su gracia y atrevimiento. La libertad de sus obras se debe en gran parte al planteamiento que tiene al empezar una nueva imagen: “Siempre he pensado que los dibujos están vivos, por lo tanto, no me preocupa mucho si intento hacer una cosa y me sale otra diferente. Quiero lograr la inserción de recuerdos indelebles que contribuyan a la formación estética del individuo. Como yo creo que hay una conexión directa entre estética y ética, de lo que se trata es de formar individuos mejores.



Malva

    Admira el trabajo de aquellos ilustradores que escriben sus propios proyectos, así como de los pocos escritores que se atreven a dibujar sus textos. También está interesada en el trabajo de pintores como Eduardo Arroyo, Miró, el movimiento suprematista, Franz Marc…El arte medieval, todas las artes populares y por “cualquier manifestación artística que se aleje de la mera imitación de la realidad”.
    Violeta, enamorada de su familia y de la mar, de los animales, de los colores azules y del desayuno, de los cielos encapotados y los días lluviosos, de la lectura y del dormir, de pintar y escribir... aprovecha cualquier situación para imaginar un buen comienzo para una historia.

PDF Artículo sobre Violeta Monreal en el nº 52 de la revista PEONZA

Revista PEONZA